You are using an outdated browser

In order to deliver the greatest experience to our visitors we use cutting edge web development techniques that require a modern browser. To view this page please use Google Chrome, Mozilla Firefox or Internet Explorer 11 or greater

Descubre todas las ventajas de ser parte de nuestra comunidad.
Community
INICIA SESIÓN

Entra en Community para disfrutar de todas tus ventajas.

ÚNETE A COMMUNITY

Únete ahora y empieza a disfrutar de muchas ventajas gratis si te haces Seguidor y más beneficios si te haces Amigo o Miembro Corporativo.

DESCUBRE COMMUNITY

El nuevo espacio para amantes del arte y la cultura en el que puedes participar como Seguidor, Amigo o Miembro Corporativo.

DESCUBRIR VENTAJAS
Patrocinada por: Patrocinador: Fundación BBVA
Patrocinada por: Patrocinador: Fundación BBVA
Foto 1

GETTY IMAGES

Foto 2

GETTY IMAGES

Foto 3

GETTY IMAGES

Foto 4

GETTY IMAGES

¿Sabías que...?

EL MUNDO DE CHAGALL

INTRODUCCIÓN

Didaktika es un proyecto que incluye espacios educativos y actividades especiales para ayudar al visitante a explorar las ideas clave de las exposiciones del Museo.

El arte de Marc Chagall [Vitebsk, Rusia (actual Bielorrusia), 1887–Saint-Paul-de-Vence, Francia, 1985] ofrece una imaginería colorista y fantástica que atrae al observador de cualquier edad. Sin embargo, su obra también posee significados complejos, reflejo de la identidad cultural judía del artista y de los acontecimientos históricos que vivió durante su larga y dinámica existencia. Este espacio educativo proporciona el contexto sociopolítico y artístico del trabajo de Chagall, centrándose en su educación en una comunidad judía de Europa del Este; sus primeras experiencias en París (1911–14), capital de las artes del momento; la Primera Guerra Mundial (1914–18); y la Revolución Rusa (1917). La polifacética práctica artística de Chagall fue más allá de la pintura, e incluyó, entre otras muchas actividades, proyectos para el teatro, arte público y monumental, e ilustración de libros.

LAS RAÍCES DE CHAGALL: VITEBSK

Aunque en la actualidad forma parte de Bielorrusia, la ciudad natal de Chagall, Vitebsk, era oficialmente parte de Rusia cuando el artista nació, en 1887. Estaba situada en la llamada Zona de Residencia, una región de fronteras inestables situada en el oeste de la Rusia imperial, cuya existencia se extiende entre 1791 y 1917, que fue lugar de asentamiento forzoso de los judíos por orden de los zares. Los judíos nuevos y seglares que vivían allí poseían un fuerte sentimiento no como grupo religioso, sino de pertenencia a una nación y cultura nacidas de una red de shtetls (ciudades). En esta región se hablaban tres idiomas judíos distintos: el yidis, en la vida cotidiana y la educación; el hebreo, lengua de la Biblia; y el arameo, en el sistema judicial.

Las escenas y la lengua de Vitebsk aparecen de manera prominente en las pinturas de Chagall. El artista representó simbólicamente la vida en comunidades como aquella de la que provenía, que sufrieron la discriminación y la persecución, fueron desposeídas de sus raíces y, pese a todo, trataron de preservar su identidad. Las figuras “en vuelo” de Chagall o sus “judíos errantes” aluden a aquella situación de precariedad.

PARIS, LA “COLMENA” DE LAS ARTES

Cuando Chagall llegó a París en mayo de 1911, la comunidad artística bullía de actividad en la capital francesa. Artistas como Georges Braque, Henri Matisse y Pablo Picasso estaban creando un lenguaje artístico totalmente nuevo, descomponiendo objetos y figuras en formas geométricas y empleando el color de manera expresiva y poco convencional. Chagall se sumergió en este mundo eligiendo vivir en el barrio parisino de Montparnasse, que en 1910 estaba sustituyendo a Montmartre como centro de la vanguardia. Poco después de llegar, Chagall se trasladó a La Ruche (La Colmena), un edificio que, gracias a sus alquileres baratos y a la gran cantidad de estudios disponibles, acogía a una floreciente congregación de artistas cuya obra comenzaba a despuntar. 

Los residentes de La Colmena eran, en su mayoría, extranjeros, y tenían sus propias identidades y culturas. En su conjunto, contribuyeron a la creación de un increíble crisol que aportó a la vanguardia cosmopolitismo y multiculturalidad. Para los judíos rusos y polacos, que constituían un grupo importante de La Colmena, París representaba no solo la libertad artística, sino también la libertad de expresión en un sentido más amplio.

TIEMPOS DE CAMBIO: CHAGALL Y LA REVOLUCIÓN RUSA

El estallido de la Primera Guerra Mundial (1914–1918) supuso un giro inesperado en la vida de Chagall. Había regresado a Vitebsk con motivo de la boda de su hermana en junio de 1914 y no volvería a París hasta ocho años más tarde. La primera fase bélica fue dura para la población judía, debido a las expulsiones masivas de las zonas cercanas al inestable frente ruso-alemán. Chagall documentó la llegada de soldados y refugiados a Vitebsk en sus cuadros y dibujos centrados en el tema de la guerra.

La Revolución de Febrero y la consiguiente abdicación del zar Nicolás II supusieron nuevas esperanzas para la comunidad judía. En septiembre de 1918, Chagall fue nombrado comisario de las Artes del distrito de Vitebsk, donde dirigió sus esfuerzos a la fundación de una escuela artística, Escuela de Arte del Pueblo. Chagall quiso crear una academia de arte libre, abierta a todos, especialmente a obreros, campesinos y a las clases más pobres, pero su método pedagógico basado en fomentar la propia expresión y la libertad en el trabajo de los estudiantes no era compartido por el resto de profesores; entre ellos, el artista de la vanguardia Kazimir Malevich. Este desencuentro sobre los principios de la enseñanza en la academia condujo a una situación de tensión, que aumentó el deseo de Chagall de volver a París. Finalmente, en 1922 abandonó Vitebsk, adonde no regresaría hasta 1972.

CHAGALL, UN ARTISTA POLIFACÉTICO

TEATRO

A lo largo de su vida, Chagall trabajó con compañías teatrales y operísticas en Rusia, México, EE. UU. y Francia, creando innovadoras escenografías. Su vinculación con la escena comenzó en 1911 con su formación con el pintor ruso Léon Bakst, también diseñador de escenografías y vestuario, y continuó en 1920 con el Teatro Estatal Judío de Moscú, de corte experimental. Más tarde, Chagall demostró su interés por integrar las artes visuales y escénicas en su colaboración con el Ballet de Nueva York (Aleko, 1942, y El pájaro de fuego, 1945), durante su estancia en EE. UU. (1941–48) como consecuencia de la Segunda Guerra Mundial; con la Ópera de París (Dafne y Cloe, 1959); y con la Ópera del Metropolitan de Nueva York (La flauta mágica, 1967). Sus escenografías y vestuario son parejas a su arte y le proporcionaron la oportunidad de llevar la iconografía de sus pinturas a la escena.

ILUSTRACIÓN DE LIBROS Y OBRA GRÁFICA

Chagall realizó varios proyectos de ilustración de textos, iniciándose en esta labor de manera muy temprana, hacia 1914–15, con el relato de Y. L. Peretz El mago. En la década de 1920, el artista descubrió las técnicas de impresión y comenzó a experimentar con ellas; primero, con los aguafuertes realizados para su autobiografía Mi vida, de 1922; posteriormente, Chagall creó imágenes para la obra de Nikolái Gógol Almas muertas, para las fábulas de Jean de La Fontaine, para la Biblia y para el clásico griego Dafne y Cloe, de Longo de Lesbos, entre otras piezas. La variedad de estos géneros literarios revela la personalidad y los intereses polifacéticos de Chagall, que abarcan desde la representación de la vida en Rusia con un enfoque autobiográfico hasta la expresión de su espiritualidad personal y sus valores. Con la litografía, Chagall alcanzó resultados inéditos a través de su extraordinario empleo del color y de vibrantes texturas. 

ARTE PÚBLICO Y MONUMENTAL

El mundo artístico de Chagall también se desplegó en el arte monumental. Ya en 1916 recibió el encargo (que no llegó a completar) de crear unos murales para una escuela secundaria judía en San Petersburgo. Sin embargo, fue principalmente en los últimos 25 años de su vida cuando su creatividad se canalizó a través de este tipo de arte, y realizó desde vidrieras hasta mosaicos, vinculados a los lugares para los que los creaba. El arte monumental de Chagall a menudo implica un lugar sagrado o un espacio para la contemplación o el diálogo: una sala de conciertos, un museo, una sala de reuniones. Entre los ejemplos más expresivos de su arte destaca la serie de doce vidrieras sobre temas bíblicos que creó para la Sinagoga Abbell del Centro Médico Universitario Hadassah, en Jerusalén(1960–62). Chagall también es el autor de la Ventana de la Paz del edificio de Naciones Unidas en Nueva York, realizada en 1964, el mismo año que el artista completó su decoración del techo de la Ópera de París, otra importante obra de arte monumental.

Actividades

Foto reflexiones compartidas

REFLEXIONES COMPARTIDAS


Visión curatorial
Miércoles 6 de junio. Lucía Agirre, Comisaria de la exposición

Conceptos clave
Miércoles 20 de junio. Luz Maguregui, Coordinadora de Educación

 *Patrocina Fundación Vizcaína Aguirre.

Más información

Foto rectial-piano-proyeccion-la-gran-guerra-elegia-para-piano

RECITAL PIANO-PROYECCIÓN LA GRAN GUERRA: ELEGÍA PARA PIANO

Viernes 22 de junio, 19:00 h

Con motivo de la exposición de Marc Chagall se ofrece un concierto de piano a cargo de María Cueva Méndez, conmemorando el final de la I Guerra Mundial; uno de los hitos socio políticos que más influyeron en la obra de Chagall. El concierto con piezas de Debussy, Ravel o Copland incluye la proyección de grabaciones e imágenes de época.

Lugar: Auditorio.

Más información

Recursos

Audioguía y guías adaptadas

Audioguía y guías adaptadas

Las audioguías, disponibles con la entrada al Museo, permiten ampliar información sobre las obras de cada exposición.

Consulte en Información la disponibilidad de audio/video guías para personas con discapacidad cognitiva, auditiva y/o visual.  

Escuchar audio guía

visitas-expres

Visitas Exprés

Breves visitas gratuitas que facilitan la transmisión de los contenidos artísticos de una forma concreta y dinámica. Consulta los temas, idiomas y los puntos de encuentro en el Mostrador de Información.

Entradas: actividad gratuita con la entrada al Museo. Plazas limitadas (mínimo 5; máximo 20 personas, sin reserva previa por orden de llegada)

Uso de cookies

En esta página, utilizamos cookies para aportarte una mejor experiencia de navegación y un servicio más personalizado. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso.
Puedes cambiar la configuración u obtener más información consultando nuestra política de cookies